El talento no cotiza en bolsa

Publicado en por elincomodador

Talentos desaprovechados.

 

Pienso en  Nuria, en su casa desde hace dos años que ve cómo su talento se ahoga porque nadie le ofrece la posibilidad de enseñarlo.

Pienso en Paco, inteligente y profesional  que espera cada mes para ver si alguien se acuerda de su talento, ahora pagado por una reserva de dinero para talentos desaprovechados.

Pienso en Montse, en sus ganas, en sus desganas a veces por  intentar buscar una salida que diga “talentos por aquí”.

Pienso  también en los falsos talentos aprovechados.

Pienso en gente que lo único que sabe hacer es arrimarse al que tiene más poder, a veces incluso, enseñando escote.

Pienso en aquellos que sin necesidad de trabajar lo hacen por no cuidar a los niños, que para eso tienen a una señora que lo haga.

Pienso en vagos, vagas y maleantes que deberían estar en sus casas y ceder sus puestos de trabajo a los talentos desaprovechados. A alguno de los muchos millones que hay.

Y es que se equivocan los que dice que no hay nada peor que un talento desaprovechado, sí que lo hay, un aprovechado sin talento. Esos sí que hacen daño

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post