Madonna y el photoshop

Publicado en por elincomodador

Creo que no hay mejor invento que el Photoshop. Es más, no entiendo cómo hemos podido vivir sin su uso pero sobre todo sin su  abuso. Porque el éxito de esta herramienta no es disimular defectos varios, el verdadero triunfo es que se note, y cuánto más mejor.

Puestos a eliminar rojeces de la piel, pequeñas manchas, arrugas y surcos, que se haga a lo grande. Que las caras parezcan un dibujo animado es la mejor garantía de que el Photoshop funciona.

No  existen pieles como las que nos muestran los reportajes de las revistas  o las campañas publicitarias. Y eso es lo que hace que nos den ganas de comprar esa crema o admirar aún más a algún famoso.  Pero como todo lo que nos hace feliz, el Photoshop también tiene una parte de descontento, de ingratitud hacia aquel que  deja con la piel de un bebé.

El último caso ha sido la cantante Madonna. Adicta a retocar su cara y esculpir su cuerpo en una lucha encarnizada por retrasar el paso del tiempo, ha sido víctima de sus propios excesos. Esta semana han publicado en internet  unas fotos de la cantante en donde se le puede ver al natural, casi desnuda y con la cara lavada, muy pero muy lavada. Resulta que Madonna estaba rodando un anuncio para una conocida marca de ropa italiana y durante el rodaje alguien  le hizo unas fotos. A ver, favorecida no sale y desde luego parece más bien un hombre con peluca rubia que se está disfrazando de Madonna.

La excesiva musculación de la cantante no le favorece en absoluto. Y es que  cuando la campaña de publicidad se puso en marcha pudimos ver   a una mujer con cuerpo definido pero sin venas que sobresalen por la piel, con un rostro más terso y suave que el de su hija de 15 años y con unas manos de chica de 25. Y todo por gracia del retoque digital.

Creo que más que la cirugía, lo que realmente genera adicción en estas artistas es el Photoshop. Acostumbradas a ver su cara en todas las revistas del mundo cada vez más jóvenes y más guapas, tiene que ser muy desconcertante levantarte por la mañana y mirarte al espejo. Muy desconcertante. Y más aún que en internet  publiquen una fotografía sin retocar. El código penal debería incluir a las víctimas del Photoshop, las debería de proteger de la gente que  no usa filtros ni mejora la textura de la piel, y ser más duros con los que  ni siquiera tienen la decencia de eliminar los brillos de la frente.

Dice Ana Conda que le encantaría tener unas gafas que hicieran el mismo efecto que el Photoshop, que a quien miraras lo vieras retocado, sin surcos, sin manchas, con pieles tersas y sonrisas de anuncio. Si esas gafas salen a la venta me las pido, sobre todo para poder mirar a Lara Garta.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post