Novios, rabos y ladridos

Publicado en por elincomodador

A veces las cosas no son como planeas, ni tan siquiera como imaginas. Dice Ana Conda que no hay nada peor que crear expectativas, porque son la madre de todas las frustaciones. Responder de mal humor a una persona que te habla con cariño no deja de ser una cuestión de confianza, cuanta más confianza más despótica la respuesta.

En ese parámetro de malas respuestas y de malas formas no hay nada escrito, todo vale. Hasta que una de las partes en confianza decide  decir en voz alta o baja: “hasta aquí hemos llegado”.

Lo cotidiano genera muchas expectativas, tantas que según  me ha confesado Ana Conda son las causantes de las rupturas de pareja. Y todo esto me ha venido a la cabeza justo cuando otra amiga, que quiere ser anónima en este blog, me ha confesado que está todo el día discutiendo con su pareja. Ella dice que intenta ser amable, que vivir con ella es muy fácil, no pone impedimentos a casi nada y le gusta el orden y la limpieza. Lo que hace es porque le apetece y nunca le dice a su novio lo que tiene que hacer. Pero así y todo dice que él no hace sino darle malas respuestas. Por todo, por todo lo cotidiano quiero decir.

Que se olvida de sacar dinero en el cajero cuando van a comprar fruta, él le mira con cara de asco, que ella cree que hace frío en la casa y que mejor sería cerrar las ventanas, otro ladrido y así todo el día. Mi amiga la anónima me ha confesado que ella quiere mucho a su novio pero que tanto ladrido le está tocando ya la peineta. Ladrar es bueno y muy sano, pero con motivo. Los perros cuando no tienen motivo solo mueven la cola, o corren, o se asustan y se esconden. Los perros ladran cuando tienen motivo, el ladrido está justificado solo en situaciones específicas. Lo cotidiano se convierte en ladrido con mucha frecuencia y con una facilidad que ni siquiera el que ladra se da cuenta.

Creo que lo mejor será comprarle un bozal…eso si antes mi amiga la anónima no decide enviar a su novio a la perrera y buscar a otro que solo le mueva el rabo cuando llegue a casa.

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post