Otra que se casa

Publicado en por elincomodador

 

Ana Conda se casa. O eso es al menos lo que le pude entender anoche mientras me gritaba por teléfono.

Pensé que este post iba a ser mucho más fácil de escribir. Pero no. Me invade una mezcla de alegría y también de pena. Es como si con este anuncio muriese parte de esa amistad o incluso una parte de Ana Conda.

Creo que nunca volverá a ser la misma. Ni yo. Me imagino que en estas circunstancias lo perfecto sería estar contento y empezar a imaginar el que sería el día más feliz de su vida. Pero  no me apetece.

Admiro a la gente que sabe administrar cualquier sentimiento. Yo soy incapaz y me sale a borbotones. Como una hemorragia. Y no me alegra que mi amiga se case. Quizá mañana cuente más cosas, o quizá no. Pero cuando me llamó para contarme la terrible idea de su boda sólo pude pensar en  la última vez que se casó, y la verdad, estuve temblando toda la noche. Sobre todo al pensar en lo que ocurrió aquel 22 de septiembre.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post