Putas televisivas

Publicado en por elincomodador

imagesCA3TF27O

Esta mañana he desayunado con Ana Conda y según me contó, ahora lo más es ser prostituta/o televisiva/o. Vamos, la puta de toda la vida.

Ha surgido una nueva carrera profesional y esta no se estudia en ninguna Facultad ni a través de cursos a distancia. Para ser una puta televisiva sólo debes reunir tres requisitos: darle a tu cliente lo que te pide, nunca decir con quién te has acostado y adaptar tu tarifa a los servicios requeridos.  Traducido al lenguaje de la tele esto es: que la audiencia vea el espectáculo que quiera ver, no desvelar que son los directores de los programas los que orquestan todo y cobrar un caché que varía en función de lo que estés dispuesto a insultar y que te insulten. Perdónenme por usar en este artículo el término puta y no su homónimo masculino, pero es que creo que independientemente del género, el término “puta” debería de ser universal. De hecho conozco a muchos más hombres que mujeres putas, no hay más que ver Telecinco.

El sexo no es la única  finalidad de la puta. También hay prostitución de la provocación, de la infamia y del todo vale.

Ana Conda me contó que un amigo suyo es puta televisiva, es decir, cada semana sale en un programa del corazón, que viene a ser como el prostíbulo, y por decir las cuatro barbaridades que su cliente le obliga a decir (donde dice cliente va director de programa) cobra una tarifa nada envidiable: 2.500 euros semanales. Las putas televisivas no se diferencian de las que están fuera de los platós porque también tienen proxenetas, en este caso representantes que comercian, venden ,ofrecen y que a cambio se quedan con el 20% de la mamada, esto es con el 20% de la intervención en el plató. Aunque al parecer también hay putas que van por libre, éstas corren más peligro porque no tienen a nadie que vele por sus derechos, que se resumen en una mejor negociación en el contrato.

Y tras darle el último sorbo al café me quedé pensando en lo fácil que sería ser puta televisiva y lo rápido que pagaría todas mis deudas y fue entonces cuando entendí que para esto además de vocación hay que tener devoción y de momento no soy devoto de nada. “Todo se andará” me dijo Ana Conda y la verdad no la entendí.

 

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

paco grafia 08/11/2011 13:37


Cada vez que escribes prostitutxs, prostitut@s o prostitutos/as estás dificultando a un ciego usar software de lectura de texto