Igual, no me gustas

Publicado en por elincomodador

No me gusta la gente que habla sin parar. Creen que las palabras les pertenecen.

No me gusta la gente que ríe sin parar. Como si las risas pudieran desaprovecharse en cualquier momento.

No me gusta la gente que llora sin parar. Las lágrimas han de salir en el momento apropiado y si es en silencio, mejor.

No me gusta la gente que está a dieta. Adelgazar no les hará estar más a gusto, aunque crean que sí.

No me gusta la gente que escribe mensajes de texto y te hacen una pregunta. Así no hay modo de ahorrar en telefonía.

No me gusta la gente que cree tener experiencia. Eso no se tiene, se adquiere.

No me gusta la gente ahorradora. Guardar no da la felicidad ni te saca de un apuro.

No me gusta la gente que te dice que has engordado. Suelen ser los que siempre están a dieta.

No me gusta la gente sincera. Me importa bien poco lo que opines “sinceramente “de mi.

No me gusta la gente que empieza una frase diciendo “esto te lo digo porque tengo confianza en ti”, porque no me gusta la gente confianzuda.

No me gusta la gente que espera recibir. Las limosnas nunca me han parecido buena compañía.

No me gusta la gente que ofrece “generosamente”. Porque suelen creer que te están dando una limosna.

No me gusta la gente que explica lo que no le gusta.

 

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post